Irse “de vacaciones” puede mantener al médico alejado
 

Irse “de vacaciones” puede mantener al médico alejado

Esas vacaciones realmente le hacen bien a tu salud
¿Crees que estás demasiado ocupado para tomarte un descanso del trabajo? Te sorprendería saber que tomarse vacaciones –ya sea una escapada de fin de semana o un descanso de varias semanas– es exactamente lo que el médico recomendó.

La investigación científica ha descubierto lo que muchos sabemos intuitivamente: lo que en realidad necesitamos es tomarnos un descanso del trabajo, cualquiera que sea el lugar del mundo donde vivimos. ¿Qué es lo que hace que “estar de vacaciones” estimule nuestro bienestar, alivie el estrés y nos ayude a vivir una vida más plena?

“Somos máquinas de energía. Debemos reponer la energía que consumimos”, afirma Joe Robinson, de Santa Mónica, California, autor del libro Work to Live (Trabaje para vivir) y orador y capacitador sobre temas relacionados con el equilibrio entre el trabajo y la vida. “Las ansiamos psicológicamente porque nuestras neuronas desean dos cosas más que nada para lograr la plenitud a largo plazo: novedades y desafíos. Las vacaciones ofrecen ambas cosas en abundancia”.

Además, los estudios muestran que son buenas para lo que nos enferma (o podría llegar a hacerlo). Piense en lo siguiente: el estudio de largo plazo Estudio del corazón Framingham de la Universidad de Boston y el Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre, encontró que los hombres que no se habían tomado vacaciones en varios años tenían 30% más de probabilidades de sufrir ataques cardíacos que aquellos que sí lo habían hecho. El Centro para la Mente y el Cuerpo de la Universidad de Pittsburgh estudió a casi mil 400 personas y descubrió que las actividades del tiempo libre (entre las que se incluyen las vacaciones) “contribuyeron a elevar los niveles emocionales positivos y generaron menos depresión”, por no hablar de cifras más bajas de presión arterial y cinturas más pequeñas.

Los investigadores han descubierto incluso que la expectativa de una escapada puede ser más satisfactoria que recordarla una vez que se regresa a casa. El profesor de psicología y neurociencia Dr. Leaf Van Boven, de la Universidad de Colorado en Boulder, y el profesor de Marketing Dr. Laurence Ashworth, de la Queen’s University de Kingston, en Ontario, Canadá, descubrieron que como los acontecimientos futuros son más inciertos que aquellos del pasado, simplemente esperar con ansias las vacaciones “puede ser más excitante que ver esos acontecimientos en retrospectiva”.

Por ejemplo, escriben: “Dado que hay más maneras en las que unas futuras vacaciones en la playa podrían ocurrir (más playas que tal vez visitemos, más puestas de sol que tal vez presenciemos, más libros que tal vez leamos), que las maneras en que efectivamente ocurrieron, las personas podrían sentir más placer al anticipar las vacaciones en la playa, que al recordarlas retrospectivamente”.

Le preguntamos a Beth McQuiston, neuróloga certificada y dietista registrada, Directora Médica en el negocio de diagnósticos de Abbott, por qué es tan importante descansar y recargar energías, y cómo pueden hacer las personas para aprovechar al máximo su tiempo de vacaciones:

P: ¿A qué se debe que los seres humanos estemos constituidos para sentir la necesidad de vacaciones y descanso? ¿Hay algo en nuestro cerebro que realmente necesite una pausa para descansar y recuperarse de nuestras actividades cognitivas habituales?

R: “Cuando uno comienza a planear unas vacaciones, aunque no se las tome, eso puede mejorar su estado de ánimo. Esa mejora del estado de ánimo o “elevación” mental puede comenzar a surtir efecto inmediatamente. El ‘proceso de restauración’ cuando uno se toma vacaciones se llama también ‘recuperación’: reversión de los efectos negativos del exceso de trabajo. La recuperación se produce tanto por la liberación de las demandas del trabajo, como por la participación en actividades placenteras y elegidas por uno mismo. Cuando uno está permanentemente en actividad y bajo presión, las hormonas del estrés pueden dispararse, lo que puede afectar la salud. Dependiendo de la persona, esto puede traducirse en más resfriados, dolores de cabeza y enfermedades más frecuentes. Cuando uno se relaja, duerme y se alimenta adecuadamente, ayuda a que la salud recupere el equilibrio”.

P: ¿Desconectarnos y alejarnos del trabajo y de nuestras rutinas habituales tiene beneficios reales para la salud o el cerebro?

R: “Hay muchos beneficios. Por ejemplo, relajarse puede hacer bajar el nivel de cortisol o de las hormonas del estrés. Es importante descansar, reanimarse y reducir la posibilidad de que se produzca un agotamiento mental. Uno quiere recuperar las energías tanto mentales como físicas. Algunas investigaciones muestran que conectarse con lo que uno disfruta, obtener una nutrición adecuada, hacer ejercicio y dormir puede ayudar a optimizar los niveles de serotonina y dopamina. La serotonina (un neurotransmisor que ayuda a mantener la estabilidad del humor) hace que uno se sienta bien, y la dopamina forma parte del centro de recompensas del organismo”.

P: ¿Por qué da la impresión de que algunos de nosotros nos enfermamos justo cuando finalmente nos vamos de vacaciones o nos tomamos unos días libres? ¿Qué podemos hacer para reducir las posibilidades de que eso suceda?

R: “Si uno viaja y asiste a eventos durante la máxima temporada de gripe, debe asegurarse de lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse la nariz, restregarse los ojos o tocarse la boca, ya que éstas son maneras fáciles de contagiarse gérmenes. Recuerde que usar desinfectante para manos puede ayudar, pero que para algunos virus, como el norovirus, lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas enfermas es fundamental. Además, dependiendo del lugar a donde esté viajando, puede necesitar determinadas vacunas con anticipación, y tal vez deba llevar algunos medicamentos con usted. Asegúrese de consultar a su médico para obtener recomendaciones relacionadas con la salud antes de viajar”.

P: ¿Cuánto duran esos efectos positivos de irse de vacaciones? ¿Nos beneficiamos de la misma forma si nuestras vacaciones son largas o cortas?

R: ”Muchas de las investigaciones muestran que los beneficios pueden durar hasta tres o cuatro semanas, pero a partir de entonces pueden desvanecerse. Los efectos de unas vacaciones cortas de cuatro a cinco días de duración pueden ser tan poderosos como los de unas vacaciones más largas. Dependiendo de la persona, incluso podría ser más benéfico programar varias vacaciones cortas en lugar de un único periodo de vacaciones largas. Además, las investigaciones muestran que la actividad física adecuada durante esas vacaciones puede contribuir aun más a que la experiencia sea positiva”.

P: Desde una perspectiva psicológica, ¿cómo es que tomarnos días libres y desconectarnos nos ayuda a vivir más plenamente en general?

R: “Lo ideal es que uno pueda tomar distancia de los pensamientos relacionados con el trabajo. Es en ese sentido que unas vacaciones breves pueden ser más benéficas, porque durante unas vacaciones largas uno siempre está reportándose. De todos modos, no parece ser un efecto de “todo o nada”. Si es necesario reportarse, hágalo. Si bien el estímulo mental que uno puede obtener al desvincularse totalmente puede ser un poco mayor que si uno mantiene el contacto para dar seguimiento a algunas cosas, de todos modos es mejor que no tomarse vacaciones en absoluto”.

Boost the Benefits of Being Away

Aumenta los beneficios de tomarte un descanso

Suponiendo que uno realmente se tome esas vacaciones que tiene planeadas, ¿cuál es la mejor manera de aprovecharlas al máximo? Estos son algunos consejos de Joe Robinson, autor de Work to Live (Trabaje para vivir) y de la Dra. Beth McQuiston, de Abbott:

  1. Disfrute de su sueño. “Es la primera cosa que todo el mundo puede hacer”, afirma McQuiston. “Puede reducir los niveles de cortisol, mejorar el humor y tener efectos físicos, como mejorar la cicatrización de heridas. Además, dormir lo suficiente puede ayudar a regular mejor el peso corporal. Practique una ‘buena higiene del sueño’: deje de consumir cafeína varias horas antes de acostarse, mantenga las distracciones electrónicas fuera del dormitorio y deje su teléfono móvil varias horas antes de irse a dormir, ya que todas esas cosas pueden perturbar sus ritmos circadianos”.
  2. Muévase. Según McQuiston, “el ejercicio sigue siendo importante. Las personas se benefician de realizar actividad física y de disfrutar de sus actividades de vacaciones. Hable con su médico y elija su ejercicio favorito. Vaya a nadar o haga lo que sea que disfrute”. Un estudio del año 2011, citado en Psicología y Salud, concluyó que el “aumento en la salud y el bienestar durante las vacaciones será mayor para los empleados que dediquen más tiempo a las actividades físicas”, durante esos días libres.
  3. Convierta la planificación en parte de la diversión. Dese algo que pueda esperar con ansias, afirma Robinson. “Planifique su viaje con anticipación, al comienzo del año. Decida a dónde quiere ir y haga la reservación. Conviértalo en algo definitivo tanto para usted como para su compañía”.
  4. Restablezca sus vínculos sociales. No es necesario pasar en compañía de otras personas cada minuto de sus vacaciones, pero los seres humanos somos sociables por naturaleza. Hágase tiempo para aquellos miembros de su familia y amigos cuya presencia le recarga y reanima. “Háganse tiempo para dejar a un lado sus teléfonos móviles y tener una conversación real con sus seres queridos”, afirma McQuiston. “Participe en algo que le guste a todo el mundo, como juegos y deportes. Asegúrese de conectarse y disfrutar de la experiencia. Enfóquese en el momento, no en navegar por Internet”.
  5. No convierta las vacaciones en un trabajo. No se trata de obtener “resultados”, insiste Robinson. “Las vacaciones se tratan de la experiencia, no de cuántas cosas vio. Las experiencias nos hacen más felices que los objetos materiales, según demuestran los estudios. Deje en casa su mentalidad de trabajo, su mentalidad culposa, su mentalidad controladora”.