¿Es posible mejorar el estado de ánimo sólo con el pensamiento?
 

¿Es posible mejorar el estado de ánimo sólo con el pensamiento?

La actitud puede ser la clave de tu estado de ánimo

¿Alguna vez te has preguntado cómo algunas personas son capaces de sonreír, incluso en el peor de los momentos?

¿Qué los hace diferentes y les permite vivir así?

Estamos preguntando a personas de todo el mundo cuáles son las cualidades más importantes para vivir una vida al máximo, y, al 28 de diciembre, aproximadamente el 30% ha contestado que la “actitud” es la clave para vivir al máximo. Es, por mucho, la respuesta más repetida. En otras palabras, 1 de cada 3 personas que respondió al cuestionario piensa que la clave para ser feliz depende de nosotros mismos.

¿Cuál es la definición de actitud, sino la forma de encarar todo lo que ocurre, sea esto bueno o malo?

Y por eso nos gustaría saber: ¿Qué otros aspectos de la felicidad podemos controlar? Los resultados de amplios estudios muestran que desempeñamos un papel más importante de lo que parece en la consecución de nuestra propia felicidad. Sigue leyendo para saber cómo.

¿Eres una persona feliz? Dale las gracias, o en su defecto, culpa a tus genes

De acuerdo con un estudio incluido en el libro La ciencia de la felicidad: un método probado para conseguir el bienestar  de Sonja Lyubomirsky, el 50% de nuestra felicidad está determinada al nacer, es decir, en los genes, y sólo un 10% depende de las circunstancias que nos rodean. Lo que indica que el 40% restante depende de nosotros mismos. Según Lyubomirsky, incluso las personas felices por naturaleza tratan de mejorar su dicha. Así, si eres infeliz por naturaleza, no te preocupes, la felicidad se construye. Elije algunas de las costumbres de las personas realmente felices. Por ejemplo, dedícate a la búsqueda de nuevas aventuras y experiencias.

¿Quieres levantarte el ánimo? Empieza a contar las bendiciones que te rodean

Un estudio publicado en Journal of Positive Psychology determinó que expresar gratitud con frecuencia nos ayuda a mejorar las experiencias positivas y el ánimo, e incluso, a mantener la felicidad a largo plazo. Los participantes del estudio que reflexionaban regularmente sobre sus motivos para estar agradecidos, eran más felices que aquellos que no se tomaron el tiempo para hacerlo.

¿Estás cansado de estar estresado? Cambia la perspectiva

Investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison han descubierto que el simple hecho de afrontar el estrés como algo positivo puede reducir los efectos negativos en tu salud, y proporcionarte la dosis de energía y motivación que necesitas. El estudio, en el que participaron 29 000 personas, reveló que aquellos que tomaban el estrés con filosofía vivían una vida más sana.

‘El síndrome del ayudante’ es un obsequio que nunca se acaba

El autor norteamericano Mark Twain dijo “La mejor forma de animarte es intentar animar a otro.” Según una investigación dirigida por la Universidad de Oregon, podría haber dado en el clavo. Los investigadores descubrieron que el acto de realizar donaciones benéficas activa los centros del placer en el cerebro, de forma similar ocurre cuando recibimos regalos, y provoca lo que conocemos como “el síndrome del ayudante.” Inténtalo; ayudar a otros puede dibujar una sonrisa en tu cara.

Ocúpate de tu cuerpo: libérate del estrés

Numerosos estudios muestran los beneficios del ejercicio físico en el bienestar general. El ejercicio puede reducir el estrés, mejorar el estado de ánimo y ayudar al sistema inmunitario a combatir enfermedades. ¿Te sientes abrumado? Ponte los tenis y sacúdete el estrés.

Hemos visto que varios factores de la felicidad dependen de nosotros mismos. Cuando te sientas con el ánimo decaído, dedica un minuto de tu tiempo a contar las bendiciones que te rodean. Un cambio de actitud y habrás iniciado el proceso de mejora de tu felicidad...e incluso acabarás sonriendo.